domingo, 18 de enero de 2009

El poema de la loba

Nadie conoce a al poeta
todos ignoran el aroma de los puentes
yo lo conocí en el momento
y el lugar más inesperados
digamos
debajo de un puente

el me enseñó el poema de la loba
y supe que ella era yo:

...

ya no quiero
a golpes de poesía
ganarme un lugar
para dormir como un guerrero

ahora acepto
el resultado de mis actos
desviaciones de la infidelidad acostumbrada

la loba volvió a salir
retomando una familia de promesas
en sus fauces

aullará alguna noche
desde el vientre cardíaco
a la brasa de la garganta
herida todo el tiempo

Stéphane Despatie

4 comentarios:

Aleita! dijo...

uffff! tienes que leer a Lizalde, te va pegar!
saludos

LSz. dijo...

Y a Ángel González, es muy posible que también.






flans(es el momento dadá del día)

marco dijo...

something in the way....

mengana dijo...

me encanta lizalde, tabernarios y eróticos se llamaba el libro