domingo, 26 de octubre de 2008

Ver los padrinos mágicos

Llevo toda la semana pensando en lo que voy a escribir cuando finalmente me siente a escribir mi blog. Ahora que estoy aquí finalmente no se me ocurre gran cosa. Me caga la gente que empieza diciendo que no sabe lo que va a decir pero hoy es eso.

Estoy en casa de Cintia sentada en el sillón azul que hace las veces de mi cama (que hacía hasta que llegó el colchón inflable que ahora llamo mi habitación) recapitulando la semana que venía esperando más de un año. Y soy feliz. Después de la premiación nos fuimos a comer (los que eramos, los que estabamos, los que tenían que ser) y luego por supuesto a chupar. Sentada esperando el segundo plato me cayó como valde de agua fría la libertad. No hablo sólo del ENELL. Un día brinde por "la libertad y la indigencia" porque ahora soy libre también de novios y de casa, además de los congresos. Libre.

Estabamos comiendo, (arroz porque no había papas) y Jonathan nos pregunto (a Cintia a Fabiola y a mi)
¿Y que van a hacer ahora que recuperaron sus vidas?


y ese es el meollo de asunto





3 comentarios:

Soma dijo...

Algo que podrías hacer con tu nueva libertad sería venir a Mérida, para verme y también para traer mi constancia, la necesito cielo.
Un abrazo mi VB!

Herramienta Mental dijo...

ni siquiera yo sé que va hacer de mi vida

Black Bird dijo...

bah, la posmodernidad antes la gente no se preocupaba por esas cosas... la culpa de todo la tiene dios que se nos muere antes de tiempo...
no ya en serio, la pregunta es si tenían una vida antes de eso y si se puede, en dado caso, reconstruirla, sin embargo me parece que no es el caso... y ese es el meollo de asunto...