miércoles, 5 de noviembre de 2008

traducción, interpretación, malentendido y eco

Seguro hay gente que no necesita los libros para entenderse. ¿Para que leer?
nos hemos estado preguntando desde aquel día y la mejor respuesta que he recibido (no por ello completamente satisfactoria) era algo cómo "si no leyera no pensaría como pienso, es más, no pensaría"
eso virtió en más preguntas como
¿y eso de que te ha servido?.

A lo mejor es cierto que la gente debería leer para pensar y el mundo sería un lugar mejor si todos pensaramos (yo ya no pienso así)
pero a lo mejor también es cierto que hay gente que no necesita los libros para pensar, para viajar, para saberse

Yo no pertenezco a este grupo
yo me defino a través de la literatura, "soy mi carrera" lo he dicho demasiado
y no sólo porque es lo que hago y no sólo porque vivo rodeada (intencionalmente) de gente que hace lo mismo
sino porque de verdad DESDE EL PRINCIPIO (y por eso es que soy en quien me he convertido)
los libros me ayudaron a nombrarme, a entenderme, a ubicarme en el mundo
todo comenzó con Oscar Wilde
y la adolescencia
"en toda mujer hay una rebelde, normalmente en lucha constante consigo misma"
o quizás empezó antes con "Los libros de Víctor y Cía." cuando pensaba que cía. era su vecina paty, de la que estaba enamorado Víctor.
o quizás empezó con editorial trillas y los libros de colores. "Púrpura" siempre fue mi favorito, mi color y mi personaje. (eso es algo muy importante de mi misma, que no habría descubierto sino es por los libros)

por cierto que un día busqué lo que significaba "trillar"
me pareció algo hermoso
es cuando separan los granos de las ramas de trigo
cuando algo está "trillado" es porque no hay más grano que extraerle

-----

Hoy me pasó de nuevo
con Humberto Eco y "Decir casi lo mismo"
Mi carrera se divide en tres especialidades, Crítica. Traducción y Didáctica, y aunque elegí y siempre me he enfocado hacía "crítica" (porque es en la que más trabajo real de escriitura se realiza) nunca he podido olvidar la traducción. De practicarla y de cuestionarla. la mayoria de las publicaciones que tengo hasta ahora no son de crítica ni de creación literaria sino de traducción. Mi propia tesis, un trabajo crítico, está trágicamente inclinada a discurrir en torno a problemas de traducción. De la teoría de la traducción. No es un gusto adquirido es una obsesión innata.

Pero hoy entendí porque.
Lo mismo que mi obsesión con la literatura en general, mi inclinación hacia la traducción se trata de los problemas con las relaciones humanas.

Todo es un constante malentendido, esto mismo que escribo, que tu comprendes, lo relacionas con tu experiencia personal que en nada se parece a la mía porque eso es la comprensión,
uno nunca aprehende en el puño todo lo que cabe en la palma

"traducir es el otro babel, esa torre imposible"
es de Barnstone
"estamos cavando la fosa de babel"
es de Kafka

y yo que creo que los entiendo, no estoy más que poniendo significados en su boca (en su letra)

Mi obesión con la literatura, con la traducción, todo es acerca de como comunicamos
hasta mis "canciones para el sexo"
todo es acerca de como nos relacionamos y en traducción
el concepto de fidelidad está sobrevaluado
las nuevas corrientes
hablan de como es necesario ser infiel a la palabra para ser leal al texto
y viceversa
en mis relaciones humanas
también la fidelidad es un problema

pero como le explicas a quien amas
que no puedes serle fiel sin traicionarlo
¿y a ti misma?

5 comentarios:

Herramienta Mental dijo...

no se lo explicas, él lo entiende, y si no, muy su problema...que haya letras y escritura no es más que el reflejo de dios; y como suele pasar, a dios se le vive, se le siente, se le lee.

Me agrada que las letras la hayan criado, solo recuerde que definir es limitar y ud no tiene definición.

Eliud Delgado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eliud Delgado dijo...

Ouch!

"Todo es un constante malentendido, esto mismo que escribo, que tu comprendes, lo relacionas con tu experiencia personal..."

Ahora mismo estoy leyendo un libro de Roland Barthes (Fragmentos de un discurso amoroso) y me hace llegar a conclusiones parecidas.

Yo también tiendo a ver paralelismos y proyectarme en los libros, hasta en los más insospechados; es una peculiar forma de (re)construirse mediante la lectura en medio del malentendido.

Ricardo E. Tatto dijo...

Excelente entrada al cielo, Cielo. En especial las últimas líneas...

Black Bird dijo...

me doy cuenta con tu post que en efecto no pensaría como lo hago sino leyera, pero no se si no lo haría en lo absoluto de otro modo, aunque eso si, quien sabe que barrabasadas pensaría... por otro lado afortunadamente yo se que no sólo soy mi carrera aunque se me reproche eso en ocasiones...
/
mi obsesión es también los malentendidos pero que no necesariamente vistos como algo negativo: no hay Verdad sino verdades. estamos rodeados constantemente por traducciones fallidas en las relaciones personales y textuales...

pd. perdón por despertar tan tarde o mas bien tan temprano, ya no se
: S
pd2. un gusto tener de vuelta un post tuyo, ah si y gracias por tus comentarios siempre tan tuyos