lunes, 8 de junio de 2009

post en el que la heroína se da cuenta de que ha recuperado el amor por la lectura (aunque incidentalmente ha perdido otro tipo de amor)

Me gusta volver a leer así
levantando la cabeza como decía Barthes

El pañuelo de Sophie se cae a la chimenea y ella lo rescata de las llamas
(el pañuelo que significa el amor de él)
leo esto y escribo al margen (me encanta escribir al margen)

"el fetiche de las cosas, yo aún conservo la piedra rosa que me diste aquel día en que dijiste aquello que tanto esperaba escuchar. el fetiche de las cosas... me doy cuenta ahora de que eso también me lo quitaste ahora la piedra me duele como se supone deben hacer las piedras"

Es un libro de 800 páginas y no he llegado a la 200
me encanta
pero me duele me pesa
saber que a Sophie le quedan 600 páginas de sufrimiento antes de alcanzar la felicidad
una felicidad que además
no conoceré porque no va a ser narrada
si es que existe

2 comentarios:

ésa que no soy yo dijo...

Hace unas semanas me hablabas de tu repentina apatía cuando leías y de lo mucho que te preocupaba porque te encantaba leer. Yo te respondí que a mi me encantaba coger y que no por eso cada que cogía tenía forzosamente un orgasmo.

Si utilizamos de nuevo ese simil, este texto para mí fue un orgasmo.

mengana dijo...

yo siempre que cojo me vengo aunque no siempre que me vengo cojo