miércoles, 15 de julio de 2009

Yo también existo y hasta atropello

Hoy fui a recoger a 30/30 al hospital de bicicletas, se veía tan guapa toda engrasada y con sus llantas nuevas, hasta quedó más alta. Luego nos regresamos juntas por vertiz y por división del norte, se siente un miedo rico pedalear por avenidas grandes y transitadas. Hace pocos meses en realidad que soy ciclista, y hoy al volverme a subir (como dicen que hay que hacer) al caballo (30/30 es mi corcel) me acordé de cosas de esta ciudad que creo que solo sabemos los que la recorremos en dos ruedas (como que los peatones son igual de bestias que los conductores).

Se me rompió mi pantalón de mezclilla porque se me olvidó remangarlo y la campana se atoro debajo de la cadena (nunca me había pasado) me engrasé toda tratando de safarlo y por supuesto que ahora tengo otro pantalón que no puedo llevar a una entrevista de trabajo. Y le gríté a una señora sobre Universidad "yo también existo y atropello" porque la señora se quedó ahí parada como esperando a que la atravesara metafisicamente o la saltara a lo bmx o que se yo. Los ciclistas del d.f. somos invisibles, no nos ven ni los que caminan ni los que conducen, sólo nos vemos entre nosotros, y nos hacemos una seña, un guiño, un movimiento de cabeza, un reconocimiento breve de nuestra condición particular. Es cierto. Hoy cuando me subí a mi bicicleta sentí lo que el barbero del demonio cuando vuelve a tomar su colección de navajas "my arm is complete again" :D and so am I.

http://www.mon-velo.blogspot.com/

6 comentarios:

Mar dijo...

Yo siempre creí que los que pensaban que tenían propiedades metafísicas eran los ciclistas y no los peatones.

Según yo, los peatones somos harto sensatos. Atravesamos con cuidado las calles y nunca estorbamos a ningún vehículo de motor o sin él.

Anónimo dijo...

no todos los peatones son sensatos!
pero es peligroso generalizar, por lo que no todos los automovilistas son bestias, ni todos los peatones son sensatos, ni todos los bicicletistas son chipocludos paladines de las dos ruedas.
en efecto, sobre una bici te das cuenta de otras cosas sobre la ciudad.
una situación que odio: los peatones que se bajan del pesero sin consideración de nosotros; esos timbrazos no sòlo han salvado mi vida, sino la de otros. lo juro!
es bieeeeeeeeeen cierto eso: en la ciudad no existimos los bicicletistas. somos como una hermandad donde entran diversos seres: los cerrajeros, los que venden tacos de canasta, los mensajeros, algunos carteros, algunos sospechosos policías, y uno que otro raro que piensa realmente en las ventajas de ir sobre dos ruedas. las cualidades van desde no contaminar, hasta reducir tiempos de transportación (en serio) y, cómo no, hacer pierna. los que no se atreven, no lo duden!

Bioy.

Kin dijo...

Yo ya quiero mi bici :(

Mar Koan dijo...

oh si, asi pasa

mengana dijo...

Estimado Bioy, hablas con el ocico rebosante de verdad.
Yo odio a los peatones que esperan el micro abajo de la banqueta. Osea en la parada pero ABAJO DE LA BANQUETA, esos son los que creen que los ciclistas
a) volamos
b) reacomodamos nuestras moleculas de modo que podamos atravesarlos
c) somos inmunes a los autos
a los conductores que más odio en realidad son a los que están detenidos, LOS QUE SE ESTACIONAN EN DOBLE FILA puta madre de por si no hay un carril pa bicicletas, pus menos lugar hay pa las bicicletas cuando hay carros en doble fila deteniendo el tráfico.
Ahora que me acuerdo tampoco aprecio mucho a los taxistas, una vez uno me aventó el carro por el puro gusto de hacerlo (SI, YO IBA DELANTE DE EL PERO EL TRAFICO ESTABA LENTISIMO Y EL NO IBA AVANZAR CONMIGO AHI O NO total que no me pasó nada, pero a mi carnala una vez si, choco con un taxista (no sabemos de quien fue la culpa porque no tiene mucha memoria del golpe) pero el muuuuy ogt la dejó ahí tirada inconsciente, (lo bueno que estaba cerca de su escuela y pasó alguien en corto) PERO IMAGINATE ESA MAMADA DEJAR UNA CHAVITA TIRADA EN SANGRANDO EN LA BANQUETA, mierda de taxista
mis favoritos cuando ando en bici son los camioneros (los camioneros no los microbuseros) que no son taaaan comunes en la ciudad pero que son muy amables cuando ven a una niña en bicicleta (sospecho que tienen segundas intenciones -como vernos las nalgas- pero no hay que andar por la vida sospechando a diestra y siniestra) y bueno, aki en mi pueblo, cuando aprendi a manejar, odiaba a los ciclistas que no traian luces iban a media calle en la noche, esas si son mamadas PORQUE ME CAE QUE A MENOS QUE LA CALLE ESTÉ MUY BIEN ILUMINADA NO LOS VEZ HASTA QUE LOS TIENES ENFRENTE, mi mamá les gritaba "ponte una vela en el culo"
por cierto que yo ando sin luces ahorita (pero no he salido de noche) y el otro día en la página esa vi que vendían retrovisores para bicis (que emoción me dio) me voy a comprar uno en cuanto pueda porque eso de andar manejando de oído nosta tan chido
y una corneta (si, las leyes del consumo aplican en todos los gremios) pero quiero una corneta, plateadita y ruidosa, que cada que la apachurre cante en nombre de todos los bicicleteros citadinos "yo también existo, atropello y corro el riesgo de ser atropellado"

Diana dijo...

Lo único que se me ocurre es pedirte que tengas mucho cuidado con tanto pinche cafre.