jueves, 4 de abril de 2013

Conejos que no volaron (o un pretexto más para hablar de mi)

                                                                                                        Para Claus

Yo ya no pude. Me cansé de los foros medio vacíos (medio llenos si fueran vasos) y de los públicos desconcertados. Me cansé de los apellidos 'experimental' 'amateur' 'posmo' o 'contempo'. Me cansé del Carlos Rossi, dios como me cansé del Carlos Rossi...

Me cansé de medirme con todos, de despreciarlos a todos, de despreciarme a mi misma en los ojos de todos.  Me cansé de tener veinte años y estar enamorada (del arte o del artista, que a veces parecían la misma cosa y casi siempre eran nada)

Me cansé de no tener la fórmula para el aplauso.

Y me fui.
Me fui porque ya no podía más.

Y me convertí en oficinista alegre, y me quité el calor agitando mi cheque quincenal en reuniones de poetas, y escribí un montón de poemas sobre porque ya no escribo, y no le dije a nadie...

Pero tu no te cansaste ni te cansarás nunca,y no se de que sirva, o si sirve de algo, pero se que tu te pareces más a la promesa que hicimos de nosotras mismas hace 10 años, hace 15 años, hace 100 años...

y no se si vuelas, o si has volado, o volarás un día

1 comentario:

Rodrigo Gaona dijo...

Ya vuela, y lo hace cada vez más alto, más libre...